Cuando uno ve revistas y películas, pareciera que el arte de amamantar fuera muy sencillo, indoloro y mágico.

La verdad es que no es tan así. Sí es un proceso maravilloso de conexión con tu hijo/a, pero requiere técnica, paciencia y mucho aprendizaje.

Hay un montón de posibles problemas, tanto de la producción de leche misma (flujo rápido, flujo lento, mastitis, bloqueo de conductos, etc.), como de la guagua (mal agarre, mala posición, problemas de gases, etc.) que pueden llegar a influir en que el bebé no esté comiendo lo suficiente, o que esté con cólicos, y otros muchos temas.

Entonces, como ven, la cosa no es tan sencilla. Y la verdad es que h0y veo y entiendo por qué la Mila no está engordando lo suficiente y pese a que estoy tratando de mejorar mi ténica de lactancia, ya estoy preparada psicológicamente para darle relleno. Obviamente seguiré dando papa, más para mí como una forma de apego con mi hija.

En este post mostraré las posiciones clásicas y los datos más básicos. Algunos a mí me han ayudado mucho, y otros no tanto. Pero al final como cada guagua es diferente, lo mismo pasa con su lactancia.

Entonces, para aquellas embarazadas por primera vez y donde el mundo del amamantamiento es un misterio, creo que lo siguiente les puede ser muy útil.

  • Amamanta lo antes posible luego del nacimiento de tu hijo. Las guaguas están muy alertas la primera hora de vida y es ideal empezar a alimentarla durante ese momento. Es fundamental tener mucho contacto piel con piel para el apego y también para estimular la producción de leche. Cuando veas que llega el hambre, aliéntalos a agarrarse de la pechuga.
  • Si el bebé es lento en demostrar ineterés en amamantar, sácate un par de gotas de calostro y pásalos por los labios del bebé para tentarlo. Y aunque esto suena fácil. No es sencillo en un comienzo saber cómo sacarse leche. Tendré que dedicar otro post a este tema.
  • Lo importante es saber que mientras más amamantes, más leche producirás.
  • Las enfermeras se supone que te guiarán con las posiciones y el agarre, a mí no me ayudaron mucho, así que pidan ayuda!
  • Los primeros días es posible que se sientan calambres, o dolores tipo menstruales mientras amamantes. Esto es signo de que tu útero está volviendo a su tamaño original.
  • Lo más importante, aunque en la noches yo no lo aplicaba mucho, es que la Mamá esté cómoda. Luego, que el bebé esté cómodo. Pueden usar almohadas, o un cojín de lactancia para acercar tu guagua al pecho. La idea es que la mamá no tenga que inclinarse hacia el bebé.
  • Toma a tu hijo cerca de tu cuerpo durante el amamantamiento. Asegúrate que él esté en una línea recta: orejas, hombros, y caderas alineadas. Si tiene que doblarse para llegar al pecho, será más difícil para él agarrarse bien y tragar.

Posiciones!

1. Postura Sentada: Esta es la posición más común. El bebé estirado frente a la madre en contacto con su cuerpo, mamando de un pecho y con sus pies hacia el otro pecho.

2. Posición de Rugby: El cuerpo del bebé pasa por debajo del brazo de la madre y sus pies apuntando a la espalda.

Esta posición es muy útil para drenar los conductos que se encuentran en la cara externa de los pechos y así prevenir, o si es el caso curar, posibles obstrucciones o mastitis que, aunque puede darse en cualquier zona del pecho, suelen ser más frecuentes en ésa.

Tanto las posión estirada/sentada como la “de rugby” funcionan perfectamente bien si la madre, en vez de estar sentada, está colocada en postura semi-reclinada.

3. Posición Acostada: En este caso tanto la postura como la posición son frecuentes ya que de este modo se facilita el descanso de la madre. Es especialmente útil si la madre todavía siente molestias tras el parto, sobretodo si ha sido sometida a una episiotomía o cesárea. También es muy útil para amamantar por las noches o si simplemente se quiere descansar un rato.

Signos de buena posición

  • La cabeza y el cuerpo del bebé están en línea recta.
  • La cara del bebé mira hacia el pecho.
  • La madre mantiene el cuerpo del bebé cerca de ella.
  • Si el bebé es un recién nacido, la madre lo envuelve en un abrazo. No lo sujeta solamente de la cabeza y los hombros.

Signos de buen agarre

  • El mentón y la nariz del bebé están cerca del pecho de la madre.
  • Los labios del bebé están hacia afuera (boca de pez), sobretodo el inferior bien doblado hacia abajo.
  • La boca del bebé está bien abierta.
  • Se observa más areola por encima de la boca del bebé que por debajo (agarre asimétrico).

Signos de buena succión

Al inicio la succión es rápida y superficial. Después  de alrededor de un minuto cambia a succiones lentas y profundas, con pausas intermedias. El ritmo normal de la succión de un recién nacido es de ciclos encadenados de 10 a 30 succiones en los que el bebé respira con normalidad sin necesidad de interrumpir la succión. Si tu bebé realiza de 3 a 5 succiones consecutivas, seguidas de una pausa de la misma duración del episodio de succión para poder respirar, probablemente tenga una succión inmadura y ello pueda causar dificultades para que se alimente bien.

Lo normal es que si hay silencio ambiental puedas escuchar como traga durante unos minutos en cada toma mientras observas un movimiento mandibular amplio que denota que está tragando.

Además podrás ver que:

  • La lengua del bebé está debajo de la areola.
  • Se observa un movimiento en el punto de articulación de la mandíbula.
  • La mejillas no se hunden, sino que se ven redondas y llenas.

Importante

La posición de la guagua al pecho es uno de los aspectos que más influyen en el éxito de la lactancia.

La lactancia es un proceso activo por parte de sus dos protagonistas, madre e hijo. Por un lado la leche no espera pacientemente en el pecho a que alguien la saque, sino que es empujada por la acción de una hormona, la oxitocina. El bebé tampoco es pasivo, no espera con la boca abierta a que le caiga la leche que gotea sola, sino que tiene que hacer unos movimientos de succión determinados para obtener toda la leche que necesita.  Para que todo este proceso sea óptimo, la posición y la succión del bebé ha de ser correcta y la lengua tiene que tener total movilidad ya que pueden surgir problemas si el frenillo lingual es corto.

Ir alternando diversas posiciones facilita el correcto drenaje de todos los conductos del pecho y previene la aparición de obstrucciones y mastitis.

La lactancia no es un proceso totalmente instintivo en el ser humano sino que precisa de un aprendizaje social. Ver a otras madres amamantar correctamente a sus hijos facilita que el propio bebé mame en posición adecuada.

Los factores que favorecen la posición correcta del bebé al pecho son:

  • Una buena información de la madre.
  • El inicio temprano de la lactancia.
  • Evitar el uso de chupetes y biberones para prevenir el Síndrome de Confusión de Pezón.
  • Apoyo profesional durante la estancia hospitalaria.

Los signos y síntomas de un Síndrome de Posición Inadecuada pueden ser:

  • Mejillas hundidas, succión rápida y ruidosa, movimientos periorales.
  • Dolor y grietas en los pezones.
  • No soltar el pecho por sí mismo.
  • Ingurgitación, a veces mastitis.
  • Reflejo de eyección intenso y repetido.
  • Atragantamiento, a veces rechazo del pecho.
  • Vómitos y regurgitaciones.
  • Escaso aumento de peso.
  • Tomas frecuentes y prolongadas (las tomas de más de una hora que casi se empalman unas con otras, pueden ser normales en algunos niños de pocas semanas, pero también pueden ser indicio de mala posición, por lo que ante la duda es conveniente verificar la posición y la succión del bebé).

Los signos de un Síndrome de Confusión de Pezón debido a la interferencia de chupetes y biberones  pueden ser:

  • El bebé se “pelea” con el pecho en algunas tomas, parece nervioso, confundido y acaba agarrándose correctamente después de un rato que parece que no lo consigue. Es posible que al principio lo haga solo en alguna toma, pero si la interferencia con tetina sigue lo normal es que acabe haciéndolo en todas las tomas y que incluso en algunas no logre cogerse al   pecho, hasta que deje de mamar por completo.
  • Cuando se agarra la boca del bebé esta muy cerrada, solo es capaz de abarcar el pezón y no la areola.
  • Y la posición y movimientos de la lengua difieren, el bebé tiende a mover la lengua delante del pezón en vez de colocarla debajo.

Para mí el mejor dato de la lactancia para tener un buen agarre es hacer un “sandwich de pezón“: Comprimir el pecho con los pulgares y dedos como si estuvieses apretando un sandwich para que quepa en la boca. Utilizar esta forma le permitirá al bebé tener un agarre más profundo.

También, para el agarre, se recomienda motivar a la guagua a que abra bien la boca. Se puede usar el pezón y rozar sus labios para que vaya abriendo su boca, cuando lo haga ampliamente como cuando bosteza y con su lengua hacia adelante. Cuando la tenga la boca bien abierta, rápidamente acércalo para que sus labios cubran la mayor areola posible.

About these ads